miércoles, 15 de abril de 2009

Úlceras por presión

Cuando el enfermo de alzheimer pierde la movilidad y se ve obligado a permanecer de forma contínua en cama o tiene que ser hospitalizado, es por desgracia demasiado común, si no se trata de la forma adecuada y a tiempo, la aparición de las úlceras por presión.

Las úlceras por presión, son lesiones producidas en la piel y partes blandas, cuando se mantienen comprimidas durante un tiempo prolongado, entre una prominencia ósea y una superficie dura.




Los factores de riesgo descritos para la aparición de las úlceras por presión son:


-Inmovilidad: Es el principal factor de riesgo y cualquier patología que la provoque puede predisponer a la aparición de úlceras por presión (trombosis, fracturas, demencias muy avanzadas...)


-Afectación de la sensibilidad.

-Deficiencias del estado nutricional: delgadez, deshidratación, anemia, obesidad...)

-Alteraciones circulatorias...

-Disminución del nivel de conciencia.

-Incontinencia de esfínteres.

La aparición de úlceras por presión se ve favorecida por la edad, aunque ésta no sea un factor de riesgo propiamente dicho. Se produce un envejecimiento cutáneo, que hace que la piel sea delgada, frágil y menos elástica.


Las causas que favorecen la aparición o cronificación de las úlceras por presión son:


- PRESIÓN: Es la causa más importante. Actúa directamente sobre las prominencias óseas produciendo oclusión de los vasos sanguíneos, lo que provoca la disminución del riego sanguíneo y finalmente la muerte de los tejidos.


- FRICCIÓN: Se origina al deslizarse la piel con fuerza por una superficie. La fricción repetida sobre prominencias óseas vulnerables, puede producir erosiones, desgarros...


- HUMEDAD: La humedad incrementa el grado de fricción entre las superficies y produce maceración de la piel, predisponiendo a las úlceras. La causa más importante de humedad suele ser la incontinencia de esfínteres.


Los síntomas son:


Habitualmente, las úlceras por presión causan cierto dolor y picor y en las personas con sensibilidad afectada se pueden desarrollar incluso úlceras graves y profundas sin que se note dolor.


Las úlceras por presión se clasifican por estadios.

-En el estadio 1 la úlcera no está formada realmente; la piel intacta está simplemente enrojecida.

-En el estadio 2, la piel está enrojecida e inflamada (muchas veces con ampollas) y comienza su destrucción en sus capas más externas.

-En el estadio 3, la úlcera se ha abierto al exterior a través de la piel, dejando expuestas las capas más profundas.

-En el estadio 4, la úlcera se extiende profundamente a través de la piel y la grasa hasta el músculo.

-En el estadio 5 el mismo músculo queda destruido.

-En el estadio 6, el más profundo de los estadios de úlcera por presión, se observa incluso el hueso subyacente, dañado y a veces infectado.



En cuanto la piel se rompe, la infección se convierte en un problema. La infección retrasa la curación de las úlceras superficiales y puede constituir una amenaza mortal en las úlceras más profundas.


A continuación vamos a centrarnos en cómo prevenir estas úlceras:


-REDUCIR LA PRESIÓN EN LOS PUNTOS DE RIESGO:

Cambios posturales: Es la principal medida preventiva cuando el enfermo no puede movilizarse por sí solo. Se modifica la posición del enfermo cada 2 ó 3 horas.


Protección de prominencias óseas: Existen una gran variedad de productos en el mercado que ayudan a disminuir la presión en los puntos de apoyo. Se utilizan como complemento a los cambios posturales:


Almohadas y cojines de distintos tamaños y materiales: espuma, algodón, silicona...
Piel de cordero artificial: disminuye la presión, el rozamiento y la humedad. Se puede lavar fácilmente.


Colchones de agua: redistribuyen el peso por toda la superficie corporal.


Colchones de aire con presión alternante: compuestos por una serie de cámaras neumáticas que se hinchan y deshinchan alternativamente por medio de un motor, modificando de esta manera los puntos de presión contra la cama.


Protectores locales: hechos con gomaespuma, vendas de algodón... y útiles para proteger codos y rodillas.


-CUIDADOS DE LA PIEL:
La piel de las personas mayores es extremadamente frágil. Debe mantenerse limpia, seca e hidratada. Su inspección cuidadosa es muy importante y debe convertirse en una rutina diaria.
Por otro lado, la cama y el sillón deben estar limpios, secos y libres de objetos o arrugas que puedan lesionar la piel del enfermo.


-NUTRICIÓN ADECUADA:
Una nutrición e hidratación correctas son tan importantes para la prevención de las úlceras, como para su curación. Es obligado vigilar especialmente la dieta en ancianos con depresión, pérdida de apetito o cualquier otro problema que pueda disminuir la cantidad o calidad de la ingesta.


La dieta debe ser equilibrada, rica en proteinas, vitaminas y minerales. En algunos casos, se aconsejan utilizar suplementos proteicos, pues la hipoproteinemia retrasa la curación de las heridas.

A través de las lesiones se pierde gran cantidad de líquidos. La hidratación evita que la piel se seque, formando excesivos pliegues. Deben administrarse frecuentemente líquidos en forma de agua, leche, zumos, infusiones... cuando el paciente tenga disfagia, se pueden ofrecer gelatinas o zumos espesos.




Fuentes:

http://www.mailxmail.com/curso-cuidados-especializados-enfermedad-alzheimer/problemas-vida-diaria-movilidad-ulceras-presion

http://www.msd.es/publicaciones/mmerck_hogar/seccion_18/seccion_18_197.html





"hay una estrella más, que sonríe como ninguna"



hoy va por mi estrella

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Powerpoint

Vídeo informativo de la Sociedad Española de Neurología